Nuestra Historia

ECOZONA: SUS INICIOS

hidricoEn San Ignacio de Acosta nace la idea de tres profesionales en el año  2011, con el énfasis de agronomía, recurso hídrico y forestal,  tomando en cuenta el análisis de la situación actual del país en cuanto a estos temas y lo delicado para la sostenibilidad inclusive del cantón en ese momento, siendo educadores de enseñanza media tenían la posibilidad de escuchar historias de las familias de sus estudiantes y de las carencias de recursos para sostener sus fincas y cultivos, se dan a la tarea de generar un negocio conjunto dirigido a desarrollar alternativas y  oportunidades en dichos campos.

ECOZONA nace  luego de muchos esfuerzos, intelectuales y físicos para darle forma tanto física como legal a la empresa, abriendo espacios para discutir y armar lo básico para dar vida a un sueño anhelado desde hacía mucho tiempo atrás, el cual era lograr sostenibilidad con el ambiente y fuentes de ingreso que lograran mantener esas familias que nacen en zonas rurales para que así se quedaran en sus lugares de origen y ayudaran también a desarrollar sus pueblos. 

En el área no existía una organización dedicada a ofrecer servicios en los temas de ambiente y desarrollo, sólo las alianzas que se dan entre las instituciones estatales que por competencia legal les corresponde. Fue allí donde se encontró debilidades desde la óptica de maximización del recurso y mayor humanismo para realizar el trabajo, es decir no hacer el trabajo por hacerlo. Hay que dejar un sabor por el querer ser y emprender. Fue en esos momentos como  se marcó los valores y principios, donde se  brinda un servicio con calidad, profesionalismo y humanismo.

 

Recorrido algunos años madurando, creciendo y con muchas ganas de seguir con los ejes de negocios propuestos, obviamente marcando la diferencia por los valores y principios que permean en lo que se hace.

Para ECOZONA es fundamental que las personas crezcan en los ámbitos humanos, empresariales y puedan  generar opciones de desarrollo más sostenibles mediante la asesoría técnica y la capacitación al talento humano, de esa manera se contribuye a que las comunidades logren sus sueños y a la vez existan fuentes de empleo y los pobladores no tengan que irse de sus comunidades, siendo así un crecimiento para todos y todas.